1541498037964.jpg

154149806243.jpg

JESÚS ESMORÍS - CEO  Consejero Delegado

En los últimos años estamos asistiendo a un cambio en la manera de entender nuestro negocio. Más allá de los elementos tangibles que podemos ofrecer se encuentra el valor que somos capaces de aportar. Un valor que debe estar orientado a la naturaleza de cada cliente y que, por tanto, no es único ni universal.

Hemos entendido las necesidades de nuestros clientes ofreciendo la gama dimensional más completa del mercado y las capacidades tecnológicas más avanzadas. Igualmente, hemos complementado nuestro portfolio con servicios de acabado a medida. Y no solo eso, sino que hemos mantenido una parcela abierta a la colaboración y el codesarrollo de soluciones a medida. En definitiva, crecer para hacer crecer a nuestros clientes.

En este camino recorrido estamos dando respuesta a las motivaciones de nuestros clientes ofreciendo soluciones que mejoren su rentabilidad. De esta manera, hemos impulsado los diseños y desarrollos que garanticen la máxima eficiencia, tanto de los proyectos como de los procesos, reduciéndose así los costes de nuestros clientes. Por otro lado, estamos siendo partícipes de una nueva aproximación al negocio a través del fortalecimiento de nuestras estructuras industriales. Esto significa acometer inversiones que nos permitan expandir nuestra capacidad productiva, impulsando el desarrollo de capacidades y conocimiento local. En este sentido, estamos inmersos en el estudio de diferentes proyectos en Oriente Medio, un mercado clave para nosotros, que impulsarían las sinergias operacionales entre nuestras plantas.

Volvemos así al modelo de crecimiento en el que creemos y que parte de la cooperación como garantía de éxito. Y es que nuestro crecimiento estará sujeto a la capacidad de asumir compromisos conjuntos y la creación de entornos colaborativos que nos permitan progresar.