1549880731548.jpg

1549876715814.jpg

JESÚS ESMORÍS - CEO  Consejero Delegado

Cuando definimos nuestra estrategia de convertirnos en un proveedor integral de soluciones tubulares lo hicimos para proporcionar a nuestros clientes un servicio global. Un posicionamiento que nos exige ampliar nuestro ángulo de visión para acercarnos a la realidad de su negocio, estrechando relaciones y transformándonos en un aliado de confianza. 

Entendimos que nuestra diferenciación pasaba por una gestión eficaz e integral de los proyectos, siendo capaces de suministrar el conjunto completo de elementos tubulares necesarios en una instalación y, más allá de eso, hacerlo con capacidades propias de desarrollo y fabricación. 

Así reforzamos nuestro perímetro integrando compañías que nos permitieran ampliar nuestro portfolio de manera exponencial manteniendo el control del proceso y los materiales, y, adicionalmente, creando empresas para adentrarnos en el negocio de los servicios añadidos, abrazando la servitización y escalando en toda la cadena de valor. 

De esta manera llegamos al mercado con la promesa de ofrecer soluciones integrales, desde el asesoramiento en la selección de materiales y diseño de aceros especiales hasta el suministro de todos los componentes necesarios, simplificando la gestión de nuestros clientes y, con ello, la experiencia de compra, en términos de calidad, entrega y fiabilidad. 

Y es que no podemos competir en un mercado nuevo siguiendo las reglas de juego tradicionales. Nuestro valor radica en la capacidad de dar respuesta a nuestros clientes a través de un servicio centralizado respaldado por una estructura industrial flexible y consolidada, basada en las relaciones sinérgicas entre distintas compañías. Reforzando nuestra organización apostamos por dar un paso al frente en un mercado en el que no avanzar equivale a quedarse atrás.