1437474635711.jpg143747463528.jpg

THOMAS REISINGER

Supervisor en el área de laminación en frío, trabajando para SBER durante más de 25 años.

¿Qué balance haría de su exitosa trayectoria en el grupo TUBACEX / SBER?

En 1987 me inicié en la vida laboral como aprendiz en el taller de formación de VEW, la empresa predecesora de SBER.

Tras formarme como montador de instalaciones mi trayectoria me llevó a la trefilería, donde trabajé como mecánico de mantenimiento.

En 2002 alcancé una mayor responsabilidad como encargado de turno en el área de laminado en frío.

Al terminar la formación profesional encontré mi vocación en mi vocación en el laminado en frío, donde podía aportar el conocimiento adquirido y mi amplia experiencia para mejorar y modernizar las instalaciones. De esta manera, por poner un ejemplo, pudimos integrar una línea de serrado en la máquina de laminación en frío de tubos Pilger de 3 pulgadas, lo que supuso un claro incremento de la eficacia.

¿Cuáles fueron los cambios personales más importantes para usted en TUBACEX /SBER desde que entró a formar parte de la compañía?

El cambio principal diría que fue el camino hacia un cargo directivo.

Hay una gran diferencia entre ser el mecánico, a quien todo el mundo mira bien porque repara la instalación y la mantiene a punto, o ser el jefe, a quien también le toca desempeñar tareas poco atractivas.

Por supuesto, también cambia el punto de vista ya que aumenta la responsabilidad.

¿Qué experiencias personales guarda durante todo este tiempo en TUBACEX /SBER?

La vida profesional está llena de altibajos, pero independientemente de lo negativa que parezca una situación, nunca se debe perder la actitud positiva. Siempre es demasiado pronto para rendirse. Con este planteamiento me ha ido siempre muy bien.

¿Qué es lo mejor que le ha pasado en TUBACEX/SBER?

Primero fui, durante un breve tiempo, capataz y en esa época viajé con mi jefe a la fábrica de España para intercambiar experiencias con compañeros españoles. Mi primer viaje de trabajo al extranjero; me sentí muy importante. Ese fue sin duda un momento estelar.

¿Qué espera del futuro?

Los tubos (demandados por los clientes) son cada vez más especiales; con productos estándar no se ganará dinero en el futuro. Crece el desafío en cada uno de los grupos y con ello en cada trabajador.

¿Qué consejos daría a la gente joven?

Siendo ambicioso, trabajador y honesto se puede llegar lejos.