1485354360625.jpg

1485354342616.jpg

TUBACEX: una empresa que se ADAPTA

En sus más de 50 años de historia, el Grupo TUBACEX ha cosechado muchos éxitos pero también se ha enfrentado a diversas crisis, algunas de las cuales han amenazado seriamente su capacidad de supervivencia.

El momento más crítico tuvo lugar en 1992 cuando la crisis de su sector tradicional llevó a TUBACEX a la suspensión de pagos. Pero la Compañía demostró una extraordinaria capacidad de adaptación e inició un periodo de reconversión total, con una nueva organización, especializándose en tubos de acero inoxidable sin soldadura y con una fuerte reestructuración tanto a nivel industrial como de plantilla. Gracias a las medidas tomadas en aquel en momento, se empezaron a obtener beneficios en 1995 y comenzó así una época de crecimiento internacional.

Sin embargo, una nueva crisis mundial en 2008 provocó el colapso de las inversiones en el sector del petróleo y que TUBACEX volviera a las pérdidas en 2009. Nuevamente lejos de parar las inversiones, la forma de enfrentarse a esta crisis fue la apuesta por la innovación. Y así entre 2008 y 2012 se invirtieron más de 150 millones de euros, especialmente en la orientación de la compañía hacia los productos de alto valor añadido para el sector del petróleo y gas y la generación eléctrica.

La forma de enfrentarse a esta crisis fue la apuesta por la innovación.

A lo largo de estos años la compañía no sólo ha evolucionado desde el punto de vista industrial convirtiéndose en el primer fabricante mundial de tubo de acero inoxidable sin soldadura. Sino que también ha evolucionado desde el punto de vista cultural. Con una cultura de empresa basada en el esfuerzo y en el trabajo en equipo, que es en el fondo la que ha permitido que todas las transformaciones industriales tuvieran éxito.

TUBACEX mantiene su compromiso estratégico con el crecimiento rentable.

Ahora de nuevo el Grupo se encuentra ante una situación de crisis sin precedentes en el sector del petróleo. Pero TUBACEX lleva en su ADN la fórmula para adaptarse a los entornos hostiles, no sólo resistiendo sino aprovechando esos momentos para crecer. Por eso su respuesta a la crisis sigue siendo la apuesta por la innovación y el desarrollo de nuevos productos. Porque es la respuesta que siempre le ha llevado al éxito. Mantiene su compromiso estratégico con el crecimiento rentable y su objetivo de convertirse en un proveedor líder de soluciones tubulares. Por esta razón, el Grupo continuará con sus inversiones estratégicas, porque sabe que de ellas depende su crecimiento futuro, y porque con ellas y con el esfuerzo de toda la plantilla, saldrá reforzado de esta nueva crisis y volverá a escribir un capítulo de éxito en su historia.

1485354343641.jpg