1493278950187.jpg1493278970780.jpg

JESÚS ESMORÍS - CEO  Consejero Delegado

Los negocios están sujetos a cambios cíclicos. Todas las empresas maduras han atravesado en algún momento de su historia un periodo recesivo que les ha exigido tomar decisiones difíciles, desde el punto de vista de la contención o de la apuesta por el crecimiento.

Estamos atravesando una de las peores crisis que se recuerda en el sector. A la caída continuada del precio de las materias primas y del petróleo y la consiguiente paralización de las inversiones en el sector del Upstream se ha sumado la elevada presión en precios en determinados productos, derivando todo ello en la tormenta perfecta. Si bien es cierto que en el último trimestre del año la evolución de los precios de las materias primas ha mostrado síntomas de recuperación, es importante señalar que el impacto de la crisis ha sido tan fuerte que los efectos no se notarán en el corto plazo.

En un contexto como el actual toman un significado especial los resultados de nuestro último ejercicio. Y es que a pesar de la crisis hemos cerrado el año con un beneficio neto positivo gracias al mantenimiento de las inversiones estratégicas clave; entre ellas la creación de una joint venture en Tailandia para reforzar nuestro liderazgo en fittings.

Con este tipo de inversiones hemos apostado por el camino del crecimiento; un crecimiento sostenido y sostenible con una visión de negocio a largo plazo. Hemos avanzado en nuestra oferta de servicios; hemos apostado por un modelo de industria 4.0; aumentado un 50% nuestra inversión en I+D+i alcanzando cifras de venta record en productos de alto valor tecnológico y, finalmente, hemos implantado herramientas de gestión avanzada en nuestro camino a la excelencia. Una serie de medidas que, sin duda, impulsarán nuestro crecimiento en una situación de mercado recuperada: que estamos convencidos de que llegará.